sábado, diciembre 31, 2005

Que bueno ayer, en La Tarara. Ayer viví estampas típicas españolas, un grupo de Gente de Bar, profesionales de la Barra, con sus discusiones tan creativas y esos enfados eternos esta noche, olvidados mañana. No recuerdo haber vivido una escena de tensión tan perfecta desde hace mucho. Sin mesura, pero también sin sobreactuación. Auténtico. Esa España tan nuestra, eso que nos diferencia del resto del mundo. El Bar, gabinete de psicología español. Aunque puedes salir a hostias (1)(2).

Estoy de compositor ultimamente. Esta tarde, a ver si podemos grabar dos temas, uno el Jit y otro la Carabé, para hacer un single o algo, con mi primica la Miri. Y luego ir al cotillon adisfrazao y amaquillao.

Ayer me aclare un poco con los acordes y bueno, a ver si puedo colgarla cuando la termine. O casi me espero al elepé, o qué.

Bueno, que me voy al baño.


[1]. Palahniuk, C. El club de la lucha. Nueva York, Owl Books, 1999.
[2]. Mariachi, X. Valor curativo de las hostias. Seminario "Nuevos Caminos para la Paz", XII Congreso Nacional de psicología aplicada, Vigo 2004.

1 comentario:

fettuchini dijo...

No solo en los bares los enfados son creativos. También es posible reproducirlos a través de medios más sofisticados.