domingo, marzo 05, 2006

Las Bandas Blancas

Ha finalizado el concierto y Meg y Jack estan rendidos.
Jack: Oh.. dios mío, estoy que me caigo... de verdad.
Meg: Pues yo quiero follar.
Jack: Qué? Oh, vamos...
Meg: follar, follar.... - dice Meg, interrumpiendo a Jack y tirándolo en la cama. Se le pone al lado y le empieza a desabrochar el pantalón, con ansia.
Jack: Qué haces... escucha Meg, estoy reventado - dice cansinamente.
Meg: Joder, pues yo no puedo más... venga, hazme algo.
Jack agarra a Meg de ambos costados y la mira fijamente.
Jack: Oye, pues cógete a uno de esos groupies.
Meg se queda parada durante unos segundos. No dejan de mirarse. Hablan pausadamente pero con absoluta firmeza, entregándose tiempo para responder.
Meg: No te importaría, eh.
Jack: Qué?
Meg: Que no te importaría si me follo a uno de ésos.
La mirada de Meg brilla con la poca luz que entra por la ventana. Al tiempo, Jack comienza a besarla apasionadamente.
Meg: Que haces Jack?
Jack: Ahora si que quiero!
Meg(riéndose): Déjame! Déjame en paz!
Jack y Meg follan salvajemente. Después, ambos caen rendidos.
Meg: Oh...
Ambos jadean, cada uno por su lado. Se miran. Sonríen.
Meg: Como me entere de que te lo haces con otra, te corto los huevos.
Jack: ¿Por qué?
Meg: Algun día me lo haré con uno de esos groupies. Pero tú no.
Jack sigue resoplando, esperando una respuesta.
Meg: Porque a ti te daría igual si yo me lo hago con otro. Pero yo no puedo soportar la idea. Me... repugna. Pero a tí no te repugna. Mírame a los ojos.
Se miran a los ojos.
Meg: Claro que tengo razón.
Meg se recuesta del lado contrario a Jack, disponiéndose a dormir.
Jack se queda pensativo durante un segundo, hasta que responde.
Jack: Oye, pero... pero porqué me dices esto después de follar? Mierda, mierda, joder!
Jack se levanta de la cama, volviendo el edredón tras él con furia. Meg sigue en su misma posición, aunque con los ojos abiertos, y una sonrisita que Jack no puede ver.
Jack: ¿Cómo sabes que me daría igual? Cómo lo sabes? ...es que vives en mi puto cerebro, o qué?
Jack camina por la habitación.
Jack: ¡No, no me daría igual! No me daría igual. ¿A quién cojones le daría igual? No me daría igual.
Meg abre la cama sin cambiar de postura, indicándole el sitio.
Meg(dulcemente): Ven aquí, que vas a coger frío, amor mío.
Jack calla y se queda mirándola por unos momentos. Luego se sienta sobre la cama. Se pasa las manos por la cabeza. Coge una botella que está en la mesita de noche y le da un trago. Después de reposarlo durante unos segundos, sigue el camino que le ha indicado Meg, y la abraza.

13 comentarios:

El Abuelo dijo...

Aprovecha a liberar la tensión así, unas cuantas veces más. Luego vienes aquí, se les da forma en conjunto. Ya tienes un peazo guión. Consigue hacer la peli o que la hagan, a Vivir.

xmariachi dijo...

Vivir consiste en esto.

Bab00m dijo...

Jodo macho no se d donde t has sacao eso.. de dentro o de alguna d esas pelis tan indies q ves :D
Pero me ha gustado xq lo q yo he visto ha sido q si una persona es complicada...el amor tiene q ser lo más difícil del mundo, porque juntar dos complicaciones y que encajen...Bueno mejor q no encajen y aceptar todo del otro tal como es al 100% no? es eso el amor? No decía eso este guión?
Ps: supongo q t has dao cuenta q son preguntas retóricas así q no hace falta reply ;) cuídate campeón!

xmariachi dijo...

que va hombre pasate por aqui que te echo de menos bandarra. Oye y a ti te apunto para la asociacion de pleno, no? Además me han dicho que se liga.

xmariachi dijo...

ah, y de dentro, de dentro.

Sergio dijo...

Mola el texto compadre. Por cierto, la camiseta esa que me has mandado al mail tiene su punto. Salud!

Diana dijo...

Las Bandas Blancas? Jajaja, vaya título…

Pues es verdad, estoy con Bab00m… Qué complicados somos y que complicadas hacemos las relaciones!

Me gusta esta historia Diego. Tiene su miga.

fettuchini dijo...

Buena mierda. ¿Y luego te preguntas donde tienes el talento?

xmariachi dijo...

Ahora lo sé. En mi esfínter.

xmariachi dijo...

En verdad Diana, esta historia está dedicada a tí. A tí y a todas esas mujeres que, sin denuedo, luchan por la igualdad de derechos y deberes, un trato más justo y solidario entre iguales, y porqué no decirlo, la equiparación de salarios entre montadores de parabrisas para la Opel y planchadoras de camisas de maridos.

A todas vosotras, mujeres de pro, va dedicada esta historia. Algún día llegará vuestro momento. Pero hasta entonces amigas, maltratad, humillad, manejad como peleles a los hombres que os encontréis por el camino, para que así aprendan lo que es una Mujer: un instrumento creado por Dios para la arbitraria manipulación del hombre.

Diana dijo...

Joder Diego, qué patético discurso...jajaja. Las mujeres de pro, que dices tú, tenemos nuestro momento cada día, no somos un instrumento y no utilizamos para ser algo al hombre, ni siquiera manipulándolo, maltratándolo y humillándolo. Además si es eso lo que has intentado representar en la historia me parece que te has quedado con la peor parte.
Interpreto en el comportamiento de Meg muchas más cosas de lo que se ve a simple vista. Pero en cierto modo vosotros siempre os quedais en la superficie, en lo simple...
Si andabas buscando una respuesta esta es la mía :P Aunque si te digo la verdad, paso de hacer de mis comentarios la "Vindicación de las Mujeres", así que ya, tranquiiiilo, ssssh, ya está, ya pasó...

xmariachi dijo...

Me alegro de que interpretes esas cosas es en el comportamiento de Meg. Aunque lamento que pienses que están ahí por casualidad, y que media palabra de mi anterior comentario sea cierta más allá de la primera frase. Relájate mujer, y disfruta de la vida sin prejuicios ni resortes defensivos, que son malos para el espíritu.

PS. Y las humillaciones, qué pasa. A ver si voy a ser el único al que le va el azote y el cachete. Y las ostias.

Diana dijo...

GRACIAS por la historia, y por el consejo. Es lo que tiene este entusiasmo mio - que no sé si es defensivo, pero prejuicioso lo vamos a retirar, vale? ;) -.

PD. Ya imaginaba q no estaban ahí por casualidad...