jueves, mayo 18, 2006

Hiperpanes

- "Tomad cada uno un trozo de levadura, haced una figura y la pondremos en el horno. Dentro de un rato tendréis vuestro pan".
Primero hice un bolo, ahuevado, como un panecillo. Con una rajita que lo cruzaba.
Luego pense que era muy soso, así que le hice dos verticales.
Miraba los panes de los otros niños, todos panecillos de una o dos rayas.

¿Porqué los panes debían ser todos iguales? La levadura era como la plastilina, sin forma definida. Sólo la que tú le hagas tener. Las posibilidades eran infinitas.

Así que, ensimismado, comencé a crear figuras imposibles, panes subversivos, panes sin marco y sin pauta. Panes sin límite. Hiperpanes.

Pero ningún diseño me satisfacía plenamente.
Finalmente dí con uno que por fin saciaba mis ansias de creador, y lo llevé al panadero con toda la ilusión de la que era capaz.

¨Pero, hijo, ya hace diez minutos que hemos metido los panes en el horno. Pensaba que ya estaban todos dentro.¨

Y además, ni siquiera me dijo nada de lo increíblemente bello que era mi pan. Y lloré.

Esta lección me acompañará durante toda mi vida. Y aun así, me seguirá ocurriendo.

La lección obvia puede ser, que clavo que sobresale martillazo que se lleva. Es lo que le diría el abuelo de los caramelos de Fishermans Friend a su nieto comepollas en su mansión de Somerset. Error.

La lección correcta es que hay que tomar en cuenta, y en serio, todas las variables, y mantenerlas bajo control mientras trabajas duro en lo que realmente quieres hacer. Pero sin perder la perspectiva. Cada vez irá saliendo mejor.

Porque, panecillos ovalados, muchos.
Hiperpanes, pocos.

4 comentarios:

Lakesis dijo...

Debo estar fatal porque he leído un par de veces "penecillo" y "puta" hasta que me he dado cuenta que no iban por ahí los tiros. Eso sí, lo de "rajita" no es invención mía...

Que por cierto, digo yo que los caramelos serían Werters de esos. Que si encima de la consabida afición del crío por tragar sables le das uno de Fisherman's nos amenece con una traqueotomía. O algo peor.

xmariachi dijo...

Si, Werthers, los caramelos esos del Goethe.

Nunca he probado ni los unos ni los otros, pero eso de "El Amigo del Pescador" suena a whisky "El Amigo del Camionero". O vino "Homeless' Friend". Ya me entendeis, caraiu.

desde luego, es que ya venis a mi blog predispuestos, eh? Para una vez que solo digo "comepollas". Y casi por pena.

fettuchini dijo...

"Así que, ensimismado, comencé a crear figuras imposibles, panes subversivos, panes sin marco y sin pauta. Panes sin límite. Hiperpanes."

Maravilloso.

.: Héctor "El borrajudo" :. dijo...

Joeeer... El caramelo de Goethe... ¡¡Grandísimo!!. Genial. Mabrumas