miércoles, diciembre 27, 2006

Tango

Si quieren verme ustedes bailando tango con Diana, aquí me tienen.

Mentiras del mundo desarrollado (I) : La Maximización del Beneficio Individual

Existe una ley no escrita en el mundo capitalista que parece intocable: la maximización del beneficio, en principio dentro de los márgenes legales. No se trata de obtener el beneficio en sí, sino, de una vez conseguido y afianzado éste, hacerlo mayor.

Principio básico en economía, al trasladarse al análisis de valores no traducibles en cuantía monetaria, se corre el peligro de seguir aplicándolo sin distinción. Generalmente, se aplica además el "corolario utilitarista": asignar cero a un valor cuando éste no es computable. Por ejemplo: ¿Cuál es el efecto negativo de: "que a una persona le devolvamos un billete de cinco euros que hemos visto que se le ha caído"? Al no ser computable con exactitud, mediante este corolario se aplica valor nulo y nos quedamos el billete, con maximización de diferencia +5 euros[1, 2].

La ética del mundo desarrollado parece proponer que toda acción es éticamente justificable si entra dentro de la aplicación de esta ley. Unida esta ley a una corriente pro-individualista proveniente del mundo desarrollado, se obtiene la ley que da título al artículo. Una acción que genere +1 beneficio a mí, y -1000 a otros, será éticamente impecable al enmarcarse en el ámbito de dicha ley. Todos los días emprendemos acciones, consciente o inconscientemente, que se basan en la aplicación de esta ley. Piensen, piensen ustedes.

¿Porqué este tipo de leyes gozan del favor popular? Existen varias teorías. La primera es que se basa en un tipo de valoración universal, que todo el mundo puede entender y aplicar fácilmente (especialmente, cuando se aplica valor nulo). En un primer momento parece injusta, principalmente porque de su aplicación pueden salir injusticias aparentemente atroces. Pero por otra parte, es infalible. Si se espera que todo individuo intente maximizar su beneficio, todo el mundo sabe lo que puede esperar de los demás, y ante una "clamorosa" maximización de beneficio en su contra, la victima deberá entender que el otro individuo actúa con normalidad [3].

¿Dónde está el error? La maximización de beneficio supone un entorno de no-cooperatividad, y las relaciones humanas tienen mucho de cooperatividad. En la cooperatividad, como demostrara Nash en su día[4], la mera aplicación de la ley de maximización de beneficio individual condena el máximo beneficio posible, que sólo se obtiene mediante la cooperación de las partes.

Los que han tenido el poder socio-cultural en la mayoría de civilizaciones, lo cual incluye a la mayoría de religiones, han utilizado en numerosas ocasiones la elevación a la categoría de dogma de la cooperación entre sus miembros, creando juegos cooperativos de obligado cumplimiento. El matrimonio es uno de los ejemplos más claros. Obligando a la cooperación, se obtienen los mejores resultados a largo plazo a nivel de sociedad. Con la gradual eliminación de muchos dogmas de la sociedad, y la aclimatación al capitalismo del pensamiento de izquierdas, esta ley ha encontrado un fértil campo de cultivo.

Queridos amigos, si van a aplicar esta ley tan a menudo como su sociedad les indica, tengan cuidado, no vayan a minimizarles algún día sus hijos a ustedes aplicando los conceptos que tan bien aprendieron[5] de ustedes.

Zaragoza, 27 de Diciembre de 2006

[1] Podría arguirse contra este ejemplo que esto ha ocurrido siempre, cuando el sujeto se guía por la avaricia o por la necesidad. Pero existe una diferencia fundamental. En este caso, no hay una conciencia de que se está haciendo algo injusto, malo, etc. que sí existía en el otro caso. Mediante la aplicación de la ley, la conciencia del individuo queda totalmente limpia independientemente de su idiosincrasia.
[2] Espero se entienda la maximización aplicada en este ejemplo, tal que el sujeto maximizador maximiza un beneficio previo, por ejemplo cierta estabilidad económica.
[3] Notar que, además, se genera sensación de impotencia y se elimina el derecho al pataleo, lo cual puede acarrear consecuencias psicológicas.
[4] Yo que sé qué día era, pero usad el puto google con los equilibrios de Nash.
[5] Quíén no ha pronunciado el famoso refrán: "El maximizador de Albuquerque se quiere demaximizalburquerquerizar. El demaximizalburquerquerizador que lo demaximizalburquerquerice, buen demaximizalburquerquerizador será".

martes, diciembre 19, 2006

Ya tenemos internet

"Ahora que tengo internet, ya no tendré que ver la tele."

Elegida por Blanca como la mejor frase del día.

PS. En dura pugna con "Me salió una erección en el gemelo".