viernes, enero 12, 2007

El Loco

En mi instituto teníamos un hierático y calmado profesor de Latín, el Loco, poeta y hombre ilustrado de unos cincuenta y pico. Al Loco le gustaba prepararnos lo que él llamaba conferencias, que consistía en que él preparaba una clase sobre un tema específico y nos soltaba el rollo. Durante el tiempo que permaneció en el cargo, nos soltó dos conferencias. La primera sobre la antigüedad grecorromana, y la segunda sobre Jaime Balmes. Bastante insufribles ambas.
Al finalizar la segunda nos comentó que, si teníamos especial interés en algún tema, podíamos comentárselo y así él prepararía una conferencia a priori más interesante para nosotros.
- Sobre las vacas locas - dijo uno, entre risitas, desde el fondo. Era la época.
- Las vacas locas - respondió el Loco, inmutable. Supongo que te refieres a la enfermedad de la encefalopatía espongiforme bovina. Bien, en estos momentos se carecen de datos suficientes para elaborar una conferencia rica en matices sobre el tema, principalmente porque las consecuencias de dicha enfermedad sobre el ser humano todavía han de analizarse y evaluarse exhaustivamente. Aún siendo así, si estuviérais especialmente interesados podría ser - dijo, centrando su cabeza para recaer perfectamente entre los dos cuernos de vikingo que había pintados en su honor en la pizarra.
El hombre era un apasionado de la cultura en todos sus términos, así que decidí probar suerte.
- La industria del porno - dije, totalmente en serio.
Hubo grandes carcajadas en la sala. El Loco y yo permanecimos imperturbables.
- ¿Por qué se ríen? - dije, mirando al Loco fijamente. Es un tema muy rico y eminentemente humano. Son interesantes las facetas económicas, sociales y morales, las distintas modalidades en general y el creciente auge del llamado porno amateur en particular... el estatus de pornostar y sus connotaciones en distintos grupos sociales, la normalización de los objetos sexuales, etc. El tema es rico en perspectivas para una conferencia. Además, según informa la comunidad científica, no hay suficiente educación en torno a temas sexuales en los institutos y esta conferencia contribuiría a acabar con ese oscurantismo.
El Loco ni había pestañeado. El resto de la clase se aguantaba la risa. Después de unos segundos, inspiró aire con fuerza, y me respondió.
- Ciertamente es un tema eminentemente humano. Si bien no estoy muy conforme con algunas de las razones que usted esgrime, le voy a proponer lo siguiente: usted puede preparar una conferencia del tema, y podrá dársela a sus compañeros, previa revisión mía. Si resulta de mi satisfacción, lo valoraré positivamente para su evaluación.
Todos aprendimos mucho de aquella conferencia. Algunos más que otros.

Dedicado a don Lorenzo Fernández, "El Loco".
Cualquier parecido con la realidad seguramente es cierto.

No hay comentarios: