martes, febrero 20, 2007

En casita

Al visualizar un tubo
relleno de voluntad
la verdad de tres al cubo
acaba en el hospital.

Poesía dedicada a Gregory House, M.D. otrora conocido como el drojas.

Este fin de semana estuvo bien. Al traidor del Héctor, que ni vino a Acumuer ni al cotillón, este sábado lo tuve para mi solito. Deberíamos tener una de estas noches una vez al mes, diagnosticada por el médico o algo.
Por lo demás el curro bien, nos tenemos que poner las pilas porque la competencia lo está haciendo bastante bien. Ahora me voy a poner a darle al procesado de lenguaje. Arbolicos y eso.

3 comentarios:

Sergio dijo...

arbolicos y eso... Suena bien :P. Que te sea leve hermano! Salud!

.: Héctor "El borrajudo" :. dijo...

Jajaja... este sábado lo tuve para mi solito. ¡¡Pero cooo!! ¡Que parezco un juguete sexual! (Y muy a mi pesar no lo soy... hombre, contigo no, pero mira... no estaría de más que me tuviese alguna golfilla de consolador).

Y lo de una noche "una vez al mes" puessss... ya sabes... 20 hurones (o por ahí) y unas 7 horas de bus (ida y vuelta). Si ya sabes que yo, con la suficiente cantidad de jugo de cebada en el cuerpo, te hablo de Schopenhauer, de Monet, del ordenador capaz de predecir el futuro y de la madre que los parió a todos (esto último si me documento previamente)

¡¡Cuidate, figura!!

xmariachi dijo...

moltes gràcies a tothom.