domingo, marzo 09, 2008

La Casa Azul y Rodolfo

Me alegré de que ganara Rodolfo.



Para mandar mierda como siempre a Eurovisión, vamos a mandarla gorda. Y el Chiki-chiki, qué quieres que te diga, me hace mucha gracia. No tiene pretensiones de representar a España, y sin embargo lo hace como ninguna otra canción. Divide a España entre los que se RIEN CON la canción, se RÏEN DE la canción, y los que ODIAN la canción.
Es decir: ha dado en el clavo, ha metido el dedo en la llaga. Bien. Y por fin, sin miedo a lo que digan los demás: tal como nos gustaría ser a los españoles, y tal como nos empeñamos en no parecerlo cuando "salimos fuera". ¡Anda ya!
Libres y sinceros en todo el amplio espectro de expresion del ser humano, claro que sí... y la expresión de un colectivo, normalmente tiene más que ver con el humor que con la pretensión de "hacerlo bien".

Muy buena la técnica del cuco de Buenafuente, como bien dice fettuchini. Sólo que ha sido más bien una simbiosis: es posible que sin Rodolfo Chikilicuatre, no hubiera habido ni la mitad de audiencia. Es decir, que las dos partes se han beneficiado.

Por otra parte, es una pena que La Casa Azul haya sido una víctima de Rodolfo Chikilicuatre y Buenafuente. Podían haber ido otros años anteriores, en vez de dutifrís, blodimeris y suputamadris varios.

No soy fan de La Casa Azul, pero siempre les he tenido simpatía. Son un grupo sin complejos(meten una cantidad de referencias pop en las letras con las que no puedes ni imaginar salir del ghetto), con las cosas claras, con un gran sentido del humor, una sensibilidad/sinceridad pura, pasión por la música que hacen, y muchos años de muy buen trabajo sin demasiado reconocimiento, donde la simples ganas de hacer las cosas cada vez mejor y disfrutar con ello les llevan a avanzar, sin ruido, sin estridencias, van haciendo. Igualmente, seguir la pista de los Beach Boys "desde el respeto y la tolerancia más absolutos"(como diría el, afortunadamente, re-presidente Zapatero) siempre es bien agradecido. Yo que sé, igual un día me voy de copas con ellos y resultan unos hijosputa, o unos sosainas.

(Y sí, hicieron lo de "Amo a Laura"...)

Sus letras son una versión adolescente de las de Astrud, como un cruce entre éstas y las de Beach Boys. Se mueven en esa thin red line entre la ñoñería consciente de sí misma y la madurez evidente aunque no aceptada, desde luego con vocación bailable. Hacen hits para un mundo que no existe.
Y desde luego, las portadas de sus discos son magníficas.

La Revolución Sexual, la canción que presentan. Me gusta mucho, al más puro estilo Saint Etienne. El estribillo simplemente, es la canción entera, no necesita nada más: y así es, porque el resto de la canción es un armazón para el estribillo, que es genial, musical y líricamente. Con un puente que simplemente subraya, como debe ser. Esta canción es neoclásica, sí, pero sin que se le vean las costuras. No la bailo poco a gusto en La Recogida, como este viernes, que la pusieron.

La Casa Azul - La revolución sexual




Dímelo ya, necesitas descansar. Ahora
Dímelo ya, esperar está de más. Porque

Va a suceder, el verano del amor. Sé que
Va a suceder, la revolución sexual

Y hace días que sabes que no
Que a veces no hay tener la razón

Tú, que decidiste que tu vida no valía
Que te inclinaste por sentirte siempre mal
Que anticipabas un futuro catastrófico
Hoy pronosticas la revolución sexual

Déjalo ya, no pretendas despistar. Ahora
Déjalo ya, ¿a quien quieres engañar? Porque

Va a suceder, el verano del amor. Sé que
Va a suceder, la revolución sexual

Y hace días que sabes que no
Que a veces no hay que tener el control

Tú, que decidiste que tu vida no valía
Que te inclinaste por sentirte siempre mal
Que anticipabas un futuro catastrófico
Hoy pronosticas la revolución sexual

Tú que decidiste que tu amor ya no servía
Que preferiste maquillar tu identidad
Hoy te preparas para el golpe más fantástico
Porque hoy empieza la revolución sexual


O esta otra letra: Una cosa o dos.

Quiero que comprendas que no estoy tan aburrido,
hago muchas cosas por amor a lo desconocido,
pierdo la razón sin esperar recuperarla,
pues cada vez que quise ser cabal
todo fue bien, tan bien que todo fue fatal.

Te recuerdo que no vivo para no hacer nada
y al menos una cosa o dos quiero probar:
(Una) Algo para ejercitar mi voluntad
(Dos) o algo para no mostrarme tan smart.

Deja que me exprese un poco más, no es suficiente.
Hoy me estoy gustando de verdad, sígueme la corriente.
Voy a empezar por no volver a ser tan comedido
y acabaré tomándome un café
en mi terraza favorita del Raval.

Te recuerdo que no vivo para no hacer nada
y al menos una cosa o dos quiero probar:
(Una) Algo para ejercitar mi voluntad
(Dos) o algo para no mostrarme tan smart.

Todos quieren opinar,
a todo el mundo le fascinan las vidas de los demás,
así que no voy a ser tan natural,
voy a codificar mis frases para despistar.

Me ha gustado verte por aquí, estaba un poco solo,
y no sabría como repetirlo de algún modo.
Necesitaba pormenorizar mis obsesiones,
ahora me siento un poco más en paz
y al menos una cosa o dos voy a probar.

(Una) Algo para ejercitar mi voluntad
(Dos) o algo para no mostrarme tan smart.
(Tres) Algo para no tener que impresionar
(Cuatro) o algo para ser feliz sin molestar


o el Triple Salto Mortal, otro ejemplo de filosofía de "hoy sí voy a cambiar todas esas cosas"... desde la ingenuidad consciente de que luego, como siempre, es probable que sigan ahí...

Se acabaron las elecciones a ser lo más,
se acabó parecer más fuerte para luego tropezar,
se han acabado los debates, se acabó molar,
se acabó hacer teatrillos para destacar.

Se acabaron los días oscuros sin novedad,
se acabó no tener hueco para mi felicidad,
se han acabado las excusas, se acabó llorar,
se acabó parar el tiempo a lo Peter Pan.

Porque cada vez que hablabas,
cada vez que me ignorabas,
cada vez que te reías,
cada vez que te gustabas,
yo ensayaba algún intrépido final,
mi triple salto mortal.

Se acabaron las medias tintas al hablar,
se acabó buscar refugio para mi inseguridad,
se han acabado mis delirios de inmortalidad,
se acabó ser el primero en escapar.

Se acabaron los líos, las prisas, la mediocridad,
se acabó soñar en todo para nunca despertar,
se han acabado las frases hechas, se acabó Chayanne,
ya estoy harto de esperar, yo quiero más.

Porque cada vez que hablabas,
cada vez que me ignorabas,
cada vez que te reías,
cada vez que te gustabas,
yo ensayaba algún intrépido final,
mi triple salto mortal.

Porque cada vez que hablabas,
cada vez que me ignorabas,
cada vez que te reías,
cada vez que te gustabas,
yo ensayaba algún intrépido final,
mi triple salto mortal.


En fin. Eurovisión ha muerto, viva el Chiki Chiki.

5 comentarios:

Doñacol dijo...

Somos sociatas otra vez? Es que ni me entere del resultado de las elecciones. Esta bien, seremos pobres pero viviremos en paz.
Pon un video de la casa azul esta, anda, por fa.

fettuchini dijo...

De damnificados por Chikilicuatre nanay, que de no ganar la siguiente era Coral y no La Casa Azul.

Y Coral es como ver cantar a Rosa con ronquera:

http://es.youtube.com/watch?v=ZMInjPN4T7E

fettuchini dijo...

Y propósito de este viernes pasado, usted y yo tenemos que hablar.

Mal dijo...

El comienzo de la canción de La casa azul es un plagio de la que rezaba: Ritmoooo, ritmo de la nocheeee

xmariachi dijo...

Jaja, que bueno,... bien visto.