jueves, julio 03, 2008

Madrid: Morente Omega. Goya, Museo del Prado


El concierto de Morente del otro día, en Madrid, pues de puta madre. Duró un par de horas. No me apetece escribir una crónica al uso.

Fui solo, pero los tipos del hostal, el Sant Jordi, Calle Carmen 16 a dos minutos andando de Puerta del Sol, eran muy majos. Lo llevaban dos argentinos, y el hostal era muy limpio y escoscao. Estaba todo nuevo, las paredes blancas(raro en un hostal) y el suelo íntegro y las camas cómodas. Sitio internacional, muy buen rollo.
Calle del Buen Rollo
Recomendado!
Cuando llegué fui al Corte Inglés que está al lado, a comprar algo de comida para cocinármela en la cocinica que también tienen allí. Después de eso, me eché en el sofá y pusimos Leaving Las Vegas, que no la había visto todavía, muy buena. Hacía un calor del copón, copín y copete, pero en el hostal estaba el aire acondicionado a tope y se estaba genial.
Después me fui a dar una vuelta por el Madrid de los Austrias, Calle Mayor, La Almudena, el Palacio Real, y luego bajé por los Jardines de Sabatini.

Jardines de Sabatini Madrid

Después fui al hostal, a cenar y me fui al concierto. Ah si, mientras cenaba, conocí a Ben, que me invitó a vinazo, que se agradeció por supuesto.
Y ya me fui para la Riviera.
Sala La Riviera Madrid Morente Omega
Que tiene palmericas y todo dentro, ¿no sabes?

Me pude poner en séptima fila o así, se veía bien, así que tampoco peleé mucho por ponerme por delante. Había llegado después que ellos, qué le vamos a hacer.
La gente estaba entregada, y el concierto me puso los pelos de punta y me humedeció los ojos en los momentos álgidos... no tocaron sólo el Omega, sino también engarzaron piezas de discos de Morente, sobre todo del Sacromonte.

Empezó el concierto con una única luz central blanca, cenital, y alrededor de ella, vestidos de negro, Enrique Morente, y los palmeros y el coro que llevaba, cantaron un martinete, que ponía los pelos de punta.

Morente Omega La Riviera Madrid Martinete

Luego se pusieron en su sitio. Los palmeros a la izquierda del escenario. A la derecha, las dos guitarras y Morente, ya tirando para el centro, sentado. Y un espacio central, vacío.
Morente Omega La Riviera Madrid
Morente Omega La Riviera Madrid

Después hubo varias canciones flamencas, con guitarra, percusión, palmeros y coros, pero todavía sin Lagartija Nick. Dos de los palmeros también hicieron baile, los dos tipos trajeaos, dándole al subir y bajar de brazos, al retorcer de manos, al fruncir de ceños y al zapato apresurado, batiente y ciclotímico.

Desaparece Morente, y aparece un coro femenino que se coloca detrás de un atril largo con velas, a su vez detrás de los palmeros. Entre tanto, hacen un popurrí de temas, que la verdad que es muy aplaudido y coreado, yo que soy un ignorante en esto del flamenco, conocía bastantes de las coplas que se marcaban.

Morente Omega La Riviera Madrid

Después, como una segunda parte del concierto, dando entrada a Lagartija Nick, y aquí sí dieron rienda suelta a Omega. Momentazos, aunque Manhattan sonó muy acelerada, no se si era para eludir el coreo del público que casi no dejaba oír la voz. La pequeño vals vienés, genial... yo además venía con la canción de El Pastor Bobo en la cabeza, y qué casualidad que abrieron justo con esa canción...

Bueno, y ya pues hasta las dos horas que duró el concierto, todos entregados. La Riviera estaba llena hasta arriba. Por cierto que gitanos ví na más que uno con pinta de patriarca, la mayor parte eran poperos aunque de 30 para arriba la mayoría.

La verdad que tampoco intenté trabar conversación con nadie y llevaba idea de volver al hostal, no sé si a dormir ya (al día siguiente quería ver el Prado) o bien salir por ahí con los argentinos y el resto de gente del hostal... la cosa fue que de camino paré en el Rincón del Arte Nuevo, dónde había música en vivo. Entré a ver, y bueno. Primero había un cantautor moñas al uso, donde además había un grupo de cuatro sudamericanas babeando a su alrededor(pena de foto). Después tocó el Mecánico del Swing, un tío bastante cachondo que habla más que canta y la verdad que pasé un buen rato escuchando sus paridas. En la wikipedia me entero que es leyenda del pop español, tócate los cojones. En fin, me eché unas buenas risas. El sitio era muy pequeño, y digo muy. Estábamos unas veinte personas y el aforo total irá por unas cincuenta, no sé. Me recordó al Lunatic de Barcelona, sólo que muchísimo más pequeño.

Luego ya me fui para el hostal, y allí ni corto ni perezoso me comí un par de filetes de ternera (ya los había comprado y no los íbamos a tirar, además mañana hay que ir al prado y eso desgasta... bueno, que aún tenía jambre qué pasa). Así que tranquilamente cené como un señor... haciendo uso de algunas especias de la casa, yum!

Al día siguiente me fui al Prado, como estaba mandado, a ver cuadricos. Llegué allí a las doce así que tampoco pude ver demasiado, aunque salí a las cuatro, no me dió tiempo a verlo todo. Yo es que me tomo mi tiempo, ¿sabe usted?

De camino vi que el Ministerio de Igualdad no se trata únicamente de Bibiana Aído cambiando palabras del diccionario y proponiendo movidas cualesquiera desde su casa, sino que tienen un edificio y todo. Ay, qué lejos estamos los españolitos de a pie, de poder entender eso de la política.
Ministerio de Igualdad Madrid Bibiana Aido

También que Lope de Vega cantó misa una vez en 1614 (?). Hay que ver de qué cosas se jacta la gente.

Felix Lope de Vega canta misa en 1614

Había una exposición temporal muy interesante sobre el Retrato del Renacimiento. Luego aparte de eso, estuve viendo Rafaeles y sobre todo Goyas.
Los cartones para los tapices de las habitaciones del palacio de nosequé rey, donde están esas escenas llamadas goyescas, la verdad que son una pasada. Pero lo que es una pasada de verdad, son las Pinturas Negras (aquí en miniatura). "Donde nació el arte moderno", dicen unos críticos creo que alemanes. Goya pinta aquí lo que se sale de los cojones, y esto no era algo normal en los pintores, de hecho era algo que prácticamente no se había dado. Pintar en devoción a la obra en sí, y no por el público, mecenas o contratista. Y, vistas desde cerca, acojonan.

El aquelarre, Las mujeres y el hombre riendo, Las Parcas, La romería de san Isidro, y por supuesto el Saturno devorando a su hijo... ponerse en la piel de Goya en ese momento, personal e histórico... buf. Acojonante, de verdad.

Luego pasé por corriendo por delante de Las Meninas y les tiré un japo. Ya me iba.

error ingles aviable gomaespuminglis

Había un stand para sacar un ticket para tirarle un japo a Las Meninas, aunque con este inglés, vamos aviaos.

5 comentarios:

Doñacol dijo...

Que nostalgia que me entra al leerte.....
Me pasará lo mismo con Cam, lo añorare?

love me do dijo...

Es que los argentinos son muy majos, tengan hostales o no, y además, están muy buenos.

Abuel dijo...

¿Como es esto de japear a las meninas? Melosplique

xmariachi dijo...

Doñacol: A veces sí y a veces no... yo creo que sí. Pero eso sería que te quedaste con lo bueno...

beetle: hay hambre o qué.

abuel: A la salida del museo había un un par de rastafaris con reproducciones de tres cuadros: El Saturno de Goya, las Meninas de Velázquez y uno de Rafael que no recuerdo.
Entonces, para aquél que salía ya con ganas de vomitar de tanto cuadro, pues podía echar japos o vomitar sobre los cuadros, como una catarsis. Teníais que ver cómo los ponían. Y la verdad que se queda uno a gusto, incluso los aprecia más uno después.
- "Pero abuelo, esto no es verdad, no?"
- "¿Eh? No, no."

Trenzas dijo...

No sabía si dejarte comentario porque, de repente, me ha entrado un comppeljo de "inferiorizada" que pá qué te cuento.
Eso último te lo escribo así para que notes que soy madrileña, de según se mira desde la Plaza de España, hasta La Plaza de la Moncloa (calle Princesa, que con menos no me conformaba) y tu crónica, me ha recordado mucho mis paseos por Madrid. Pero mira, eso de la calle del Rollo, no me lo sabía. Forasteros vendran...
:)
Un placer esta vuelta por tu casa. Aquí nos veremos.
Abrazos castizos.