sábado, enero 26, 2008

¿!Y tu qué sabes!?

La película que había visto antes de Happiness, era "¿Y tú que sabes?" (What the bleep do we know?), un documental del cual me habían dicho que se habían quedado bastante a bolos. Es al estilo de los programas de redes cuando mezclan una historia con los comentarios de los científicos y demás expertos y explican cosas.

La temática gira alrededor de la mecánica cuántica y cómo sus principios se aplican, o mejor dicho determinan, nuestra vida diaria. Sobre el final de la película lo llevan hacia lo espiritual. En cualquier caso, es bastante interesante, sobre todo si no se conoce mucho la física cuántica ("Quantum Physics" en inglés, y "¡Cuantica física!" en aragonés). Pero ojo que lleva trampa.

Meten unas cuantas de esas "de A se llega a B porque lo digo yo", y que si quieres te lo crees, claro. Así que la mayor parte de las cosas son bastante infundadas, los paralelismos muy cogidos por los pelos. Rigor científico, poco. Está dirigida a un público poco crítico, aviso. Es como ciencia+espiritualidad contada a gente de letras con ganas de creer. Entiendo que el que quiera creer lo que le digan, salga del cine pensando la de verdades que este documental le ha revelado... claro, como lo dicen con ese tono de voz tan profundo y calmado, tiene que ser verdad.

En fin, yo me quedo con mi SuperPunset.

Happiness, de Todd Solondz

He aquí es una película que no os podéis perder. Es una de esas que firmaría completa, tal y como está, de cabo a rabo. Happiness(1998), de Todd Solondz.

Creo que no es muy famosa para el público en general, aunque sí en los círculos gafapasta. Va de situaciones alrededor de los miembros de una familia, extendida a los tocantes, con el sueño americano y la sociedad borderline en el aire. Una película coral, de las que ya no se hacen muchas (aquí si haces una te dicen que es una españolada; pues vale, mi película española favorita es coral, "Amanece que no es poco"). Los actores son una maravilla, el guión es para dedicarle horas de estudio: de cada uno de los personajes podrías hacer una buena película. Pocos habrá a los que no les toque la fibra sensipla en algunos momentos, que no les dé asco en otros, algunas lagrimicas y otras tantas sonrisicas. En fin, una maravilla. El humor es más bien negracas, aviso.

Fíjate, que no quería verla hoy porque ya era tarde, y he puesto el primer minuto para ver que tal era... y a las tres y media estoy escribiendo esto, encantadico perdido. El tío este, es un crack.
Sí que sabía que hizo una película cuya banda sonora hicieron Belle and Sebastian, "Storytelling". La peli no la he visto, pero la banda sonora está muy bien, como suele pasar con todos los discos de B&S. Hale, pues me pongo a bajar también otras de este gacho, a saber: "Palíndromos", "Bienvenido a la casa de muñecas".

viernes, enero 25, 2008

Un memento por favor

Para finalizar esta orgía poética, ahí va una guinda del pasado:
"Un memento, por favor", un corto que dirigió mi hermano y que como era tradición por aquél entonces, lo grabamos en una mañana.

Todos conoceréis la película Memento, una película con un guión acojonante candidata a ser la película con la cual la gente ha hecho más uso del botón de arretrasar.

Aun con todo, mi hermano pensó que lo podía hacer mejor y en un sólo minuto. Yo, pensando que esto me llevaría a pisar la alfombra roja, pero no la del baño sino la de Hollywood, presté mi cuerpo para el experimento.



Y no pisamos la alfombra roja, pero sí fue emitido por televisión a nivel nacional, creo que era en Telahinco o alguna de esas. Todavía estamos esperando el cheque de veinte duros y la pizza capricciosa que nos prometieron.

Penne arrabiatta, Pirata Garrapata

Penne arrabiatta,
fritatta y ensalata.
Muero por tu hojalata,
Pirata Garrapata,
arremángate la faja,
maja.

Higo fruta

Un día aquél caballero,
con buen porte, con dinero,
en una sinpar disputa,
dijo que era un higo fruta.

jueves, enero 24, 2008

La fiebre de la sopa de guijarros

Entren en la fiebre de la sopa de guijarros.
Suban por la cuerda y que se les caiga el barro.
Con la hija tan enferma que se le calienta el tarro.
Vengan todos sin temerlo al mediculo del barrio.

Corrientes 348

Oropéndolas pendonas
y tropel de mulatonas.
Doña Moña de Begoña
calienta la sopa boba
y la manta canta coplas:
"segundo piso ascensor...".

Jugando al despiste

Jugando al despiste
me despisto yo.
Sin filtro ese pisto
Don Limpio, qué listo,
con Cristo y Mistol.
Relucen de bruces
sus cruces al sol.
Sus brazos, retazos
pedazos de miasmas
de un alma de magma
sintagma de lava
y esmegma de rabia.
Jugando al despiste,
qué triste el salitre
que deja el amor.

sábado, enero 19, 2008

Tous les garçons et les filles - François Hardy



Hoy ando triste...

Ay, qué daño han hecho estas canciones a la humanidad. El otro día salió el tema, de si la necesidad de la mujer (en concreto) de buscar marido + hijos es totalmente de origen social o también hay parte genética inevitable. Estas canciones, desde luego, suman a lo de lo social.

Pero es bonica, ¿eh?

viernes, enero 04, 2008

Madres

Las madres recuerdan de uno lo que uno ya ni recuerda.
Y no sólo eso: sino que lo tienen siempre presente.

Puedes hacerles una broma con algo que acaban de ver en la tele hace media hora, y nada. Pero, si haces una broma con algo que hiciste de pequeño, ay amigo. Carcajadas aseguradas.

Por eso, cuando uno quiere avanzar, las madres quieren ayudarte a llevar una carga que tú ya no quieres ver ni en pintura. Pero cuando lo que quieres es, precisamente, dar lustre a aquellas raíces que quedaron sin agua, ahí están las madres.

Eso sí: hay que llevar cuidado de no ahogarse. Uno nunca sabe si son tierra firme y sustento o arenas movedizas.