martes, enero 20, 2009

Ciclo vital

Blanca por fin había hecho su primer caldo casero. Lo comentábamos en el salón.
- ¡Ah, enhorabuena! Jeje, ¡mira qué contenta!
- Pues sí, mi caldo casero... la primera vez que lo hago.
- Y ahí la tienes llamando a su abuela, "oye, qué hago ahora", jeje...
- Sí, ¡casero auténtico!
Reíamos todos. Dije:
- Ah, entonces es caldo de Gallina Blanca.
- No, es casero.
- Jeje, pues eso, de gallina... Blanca.
- ... que no, que es casero - decía Blanca, intentando desembarazarse de esa extraña cuestión.
- Ah, no eres gallina?
Blanca continuaba con su cara de extrañeza.
- Como te llamas Blanca...
Silencio.
- Es casero... - decía, con cara de querer salir de esa incómoda situación, donde un tipo de lo más extraño le preguntaba repetidamente una cuestión que ella había dejado meridianamente clara, entrando ya en la cocina, donde estaba su novio.

Y qué curioso, he tenido un dèja vu.
La vida son ciclos, está claro. Un zorro que se muerde la cola.

Firefox

Y oye, qué me gusta esta otra, con las teticas, las teticas...

2 comentarios:

.: Héctor "El borrajudo" :. dijo...

¿Toda esa brasa le diste a una compañera de piso? :D Claaaro... ¡¡como tenía novio, a meterse con ella!! ¡Vale tó, tó vale!!... ya te vale... ¡co! :)

Un saludo, nigga! Y a ver si practicamos más asiduamente la escritura, para no perder toque... (jo... está bien que yo lo diga... pero bueno, al menos yo no me quejo de haber perdido toque... como no lo he tenido nunca... :D )

xmariachi dijo...

me is a quejica, nigga.
Co, voy a estar por ahí el finde siguiente...