domingo, agosto 23, 2009

El secreto de la felicidad

Estas charlas del TED son una maravilla.

Ya puse el otro día la charla de educación y creatividad de Ken Robinson. He visto alguna otra por el camino, pero esta me ha llamado especialmente la atención.

Lo que todo el mundo quiere saber: el secreto de la felicidad.

Si te dan a elegir entre que te toque la lotería, y que te quedes parapléjico, ¿qué elegirías? La respuesta parece obvia.
Sin embargo, al cabo de un año, el índice de felicidad de las personas que con paraplejia es mayor al de aquellos a los que les tocó la lotería.

¿Estúpido? No. La idea es que la felicidad, podemos encontrárnosla, pero también podemos sintetizarla. Hacerla nosotros mismos. Es decir: hacer de la necesidad virtud. La felicidad no depende tanto en que te asciendan o no, formes pareja con esta mujer o aquella, etc., es decir, no depende tanto en las elecciones que haces - sino en cómo te las tomas. Si eres capaz de sintetizar felicidad con ellas.

Creemos que la felicidad que sintetizamos nosotros mismos, es de peor calidad que la que nos encontramos, es decir, la que nos da lo de fuera.

Dan Gilbert lo cuenta mucho mejor que yo.



Además, esta charla me ha venido en un momento perfecto: acabo de dejar a mi novia y esta charla me deja claro que lo mejor es que no piense en si podemos volver o no: lo suyo es que me centre en la decisión que he tomado. Adelante con los faroles. Da igual lo que sea la realidad objetiva: la idea es de verdad sentir que he tomado la decisión correcta y que es mejor. Y como es mejor, puedo estar contento. Y como puedo estar contento, ¿qué necesidad hay de mirar atrás?

En cambio, seguir mirando atrás, evaluando las posiciones, lleva a índices de felicidad negativos como demuestra Dan Gilbert con el experimento de las fotos.

¡Nada de libertad de elección! ¡Con Franco se vivía mejor!

3 comentarios:

Diana dijo...

Qué pena que no tenga los subtitulos en castellano. He empezado a verlo con subtitulos en inglés y luego he cambiado al portugués, pero hoy estoy espesa para cualquier idioma, hasta para el mio.

Voy a ver si lo veo mañana pq pinta bien :)

.: Héctor "El borrajudo" :. dijo...

Creemos que la felicidad que sintetizamos nosotros mismos, es de peor calidad que la que nos encontramos.

Aún no he visto el video, pero yo añadiría algo. Hay veces que creemos que la calidad de la felicidad de otra persona es peor que la nuestra, y puede que estemos equivocados. Estoy pensando en las ocasiones que vemos a un pobre, harapiento y sucio, durmiendo en un banco, con un cartón de vino, y pensamos “Pobre hombre… ¡qué infeliz debe ser!” Pues mira… igual sí, pero igual tumbado al sol con su cartón de vino, es cien veces más feliz que tú (léase “tú” en general) con tu apartamento en una “urba” de lujo, tu residencia de verano (si se tercia, dos: una en el monte y otra en la playa), tus dos coches, tu mujer (que si te descuidas, te ha puesto los cuernos) y tus dos hijos inaguantables y malcriados. Es más: es posible que cuando ese “sin techo” consiga el euro que le pueda costar un cartón de vino, sea más feliz que tú, que tienes tu vida “socialmente perfecta”, cuando te vayas de vacaciones a… a la polinesia porque “es lo que se le supone a alguien de tu status social”.

Hay veces que llevamos una vida de mierda, y ni nos damos cuenta.

Un abrazo! Y a ver si te vienes, para tener este tipo de conversaciones “in corpore insepulto”. Y cuidate. ¡Que nos conocemos…! :)

xmariachi dijo...

Diana: pues sí, espero que te guste. Así vas des-oxidando el inglés.

hector: corpore insepulto en cerveza, no? XD
Pues sí, buena reflexión.