lunes, octubre 26, 2009

Delicias Turcas - Paul Verhoeven (1972)

Acabo de ver Delicias Turcas, la película que según los holandianos en votación fue la mejor película holandesa del siglo XX.

Paul Verhoeven es muy conocido por unas cuantas películas que todo el mundo conoce pero que pocos atribuyen a nadie. Además alguna de estas películas, como Robocop, tienen la facultad de que nadie* se acuerda de nadie que lo haya hecho, ni director, actores ni na. Sin embargo con otras es todo lo contrario: todo el mundo recuerda a Sharon Stone por Instinto Básico, o Arnold Schwarzenegger en Desafío Total.

El hombre es nacido en Holanda, y desde luego esta película, contemporánea otras atrevidas películas como Garganta Profunda, La naranja mecánica, El último tango en París, Pink Flamingos o Alicia en el país de las maravillas, está rodada con una absoluta libertad.

Los quince o veinte primeros minutos de la película no se diferencian mucho del cine erótico de la época. Salvo que Monique van de Ven está más buena de lo normal. A medida que avanza la película va ganando en profundidad, y no me refiero a que haya más pollazos. La relación, en principio impulsiva, directa, basada en amor a primera vista, avanza y las dos personas finalmente se van desplegando más allá de la pátina que el enamoramiento todo lo cubre, para que sus personalidades vayan emergiendo y como es previsible, chocando en el proceso.

[Spoiler]
La película está basada en una novela homónima de Jan Wolkers, autobiográfica. En la novela, como en la película, el carácter principal Olga, muere. Todo el mundo en Holanda pensaba que la tal Olga, de existir habría muerto, incluido el equipo de la película. Resulta que finalizando el rodaje, la Olga real apareció por el rodaje y les dijo que na de na. Además, dijo que el carácter de Erik, el protagonista, en reaildad era más sádico y cabrón que en el libro. No te jode, el tipo se pintó bien, como era su libro. En la película, el que hizo el guión intuyó que el personaje no podía ser tan bueno, sin fallos digamos, y le añadieron malicia al personaje. Ahí se ve cuando uno sabe de la naturaleza humana. Es una de esas cosas que separa las películas y el arte de hacerlas, de el resto.

Pues muy recomendada, aunque sea para comprobar que eso de pillarse la polla con la bragueta no es original de Algo pasa con Mary. Y además os pondréis palotes.

Nota curiosa: en la película aparecen muchos primeros planos de objectos. ¿Por qué? Pues porque el productor había llegado a acuerdos económicos con Philips (sale la aguja del tocadiscos), durex (muchos primeros planos de condones), etc. Viva el arte.

*nadie - no es cierto: sus padres y algunos fans sí que se acuerdan.

2 comentarios:

fettuchini dijo...

Te olvidas de "Star Ship Troopers", puede que una de las comedia-denuncia más incomprendidas de la historia.

Xmariachi dijo...

Pues me la apunto, gracias!