domingo, octubre 25, 2009

La terracita y otros cuentos

Hoy hace una noche preciosa. Ya quedan pocas como ésta en lo que queda de año.

Salir a la terraza es un placer. Echo de menos tener más vegetación alrededor. Con la sola compañía de la Hierbaluisa, las dos plantas de menta (la vieja y la recién llegada), el aloe, una que no sé como se llama pero que es resistente a todo y presidiendo el Kumquat con sus naranjitas agriácidas, y tanto espacio vacío, parece que falte algo. Más plantas o una mujer, cualquiera de las dos están bien.

En realidad hoy estoy disfrutando de la soledad. Me apetece estar solo en casa, haciendo unas cositas con el ordenador mientras paralelamente echo mis torneos clasificatorios de poker, veo mis películas (acabo de ver Johnny cogió su fusil, de la cual lo mismo hago un artículo).

Y esperando a mañana, donde si todo va bien pisaré el Camp Nou por primera vez, para ver a mis dos equipos favoritos: Barça vs Zaragoza. Porque la vida puede ser maravillosa.

PD. Desde aquí un agradecido recuerdo a la memoria de Andrés Montes recientemente fallecido, los partidos de la selección de basket ya no serán lo mismo sin él.

No hay comentarios: