martes, abril 27, 2010

Micro-relato: El agua fría

La ducha con agua fresca me recuerda a ti. A cómo te echas el pelo hacia atrás con la mano, cerrando los ojos, mostrando tu rostro relajado.

Recuerdo cómo se porta tu piel al contacto con el líquido, cómo reacciona tu cuerpo con un suspiro al notar el agua fría. Tu pelo cae como una catarata y tus ojos se me muestran grandes y tiernos. Tus pezones se erizan y mis manos se acomodan en tu cintura.

Cuando cae el agua fría, me echo el pelo para atrás con la mano, cierro los ojos y me imagino tu rostro relajado.

Y el agua ya no está tan fría.

2 comentarios:

Cecilia dijo...

Simplemente precioso,este relato en particular me gusta mucho.

Xmariachi dijo...

:)