lunes, mayo 24, 2010

Recortando el gasto de la administración pública

Recientemente, alrededor de la crisis, en España se habla de la reducción de gasto en las administraciones públicas como medida de recorte del gasto público.

En una situación crítica como la actual, donde hacen falta reformas, reajustes y planes de acción (no todo el mundo lo ve así, pero no parece que la inacción nos lleve a buen puerto por el momento), lo crucial es encontrar ese camino por el cual poder avanzar. Y cuanto antes se encuentre ese camino, mejor: porque cada día cuenta. Un sólo día en el buen camino para millones de españoles, vale mucho más que lo que se pueda gastar en los gestores que acierten con este camino. Por lo tanto, si entendemos que los gestores gubernamentales son competentes, no sería el momento de recortar: sino de invertir lo necesario en buenos gestores.

Así que yo soy partidario de invertir en gasto público, pero en cierto gasto público: en gestores, asesores, y analistas ecosociales que ayuden a salir lo antes posible del atolladero. Lo contrario, prioridades de gasto aparte, es reconocer la incompetencia de la administración pública y tomarla como un hecho natural que hay que comerse sí o sí, así como reconocer que el plan es esperar agazapados y rezar para que pase la tormenta.

No hay comentarios: