sábado, junio 05, 2010

Idiomas del mundo: Ladino o Judeoespañol

La serie Idiomas del mundo nos trae hoy un extraño especimen: el ladino o judeoespañol, usado hoy día por unos 150.000 hablantes.

Un ejemplo de página web escrita en esta lengua es esta, la pagina Aki Yerushalayim. Lo que da la impresión de ser escrito por una panda de anarkocatetos, es la "Página judeoespañola de Aquí Jerusalem", auspiciada por la Autoridad Nasionala del Ladino.

Paradójicamente, es una lengua que ya no se habla en España. El núcleo de los judeoespañoles parlantes están en Israel, Turquía, Bosnia y Herzegovina, Grecia, Macedonia y Bulgaria. En Israel, por la vuelta a la tierra prometida tras la creación del estado de Israel de muchos judíos sefarditas, y en Turquía porque tras la expulsión de los sefardíes de España en 1492, la mayoría fueron acogidos en el entonces imperio otomano.

En el fondo, es como si se hubiera mantenido en formol una forma medieval del español, ya que al casi no mezclarse y mantenerse en los círculos familiares de sefardís, ha evolucionado poco y a su manera.

En la wikipágina salen un montón de refranes y dichos en ladino, voy a poner alguno:

El amigo ke no ayuda y el kuçiyo que no korta, ke se piedran poco emporta.
El rey se eço kon mi madre, ¿a kien reklamo?
Besa la mano ke keres ver kortada.
Ken no esta ambezado a yevar bragas, la kostura le faze yaras.
Biva el devdor ke la devda esta en pyes.
El ke se kema kon la çorba, asopla en el yoğurt. (çorba = sopa)


Curiosamente, aparecen también en un apartado separado, algunas historias de un tal Nasrettin Hoca. Supongo que es como si en la página del español, apareciera un apartado para los chistes de Lepe. El caso es que me pareció que este nombre podría tener que ver con un personaje, aparentemente ficticio, llamado Nasrudín, que según dicen en la güiqui, "es considerado el prototipo de tonto, ingenuo, y hazmerreír del pueblo". 

Nasrudín era un maestro sufí, del cual quedan en dicha tradición islámica muchas pequeñas historias y/o cuentos, todos humorísticos y que más que tratar de ejemplarizar, tratan de hacer pensar al oyente. Por lo general Nasrudín suele ser el que engaña al otro, el que sale bien parado. El fin de semana pasado, casualidad que cierra un círculo, estuve en un taller en el que se contaron muchas historias de Nasrudín, como por ejemplo:

Nasrudín en un juicio

Nasrudín tiene un pleito con otro hombre, y le comenta a un amigo:
- Creo que voy a darle un regalo al juez.
- Pero, ¡no! El juez que te ha tocado tiene un alto sentido de la justicia. Si haces eso, pensará que estás comprando su voluntad porque eres culpable y te condenará.
- Hm, bueno, yo le voy a hacer un regalo igualmente.
Al día siguiente, el juez, nada más empezar el juicio resolvió a favor de Nasrudín, sin haber oído a ninguna de las partes.
- Pero Nasrudín - le dijo su amigo -, parece que tenías razón, al final lo del regalo funcionó.
- Sí - dijo Nasrudín -, porque lo mandé a nombre de mi rival.



Volviendo al tema del post: unos minutos musicales en judeoespañol para despedir.

Tradicional "El paipero" (porno medieval)



Suzy - De la distancia



La mujer de Terach




Raíces - Cuando el rey Nimrod
(parece ser la misma canción que la anterior, o el mismo tema)




Yehoram Gaon - Un kavretiko


Fortuna - Bendigamos al altissimo





Suzy - Noches



Actualización 07-06-2010: He encontrado las emisiones del programa Sefarad de Radio Exterior de España, que se emite en ladino. Aquí están disponibles para escuchar.

Escuchando el programa de Feb 2010, oigo un superviviente del Holocausto de Salónica, donde se concentraba la mayoría de ladinos y donde, tras cuatro siglos fuera de España, seguían hablando ladino - y a principios de siglo, cuando el entrevistado era pequeño, un 90% de personas eran sefarditas. Tras el holocausto, la población sefardí en Salónica (y tras un retorno de algunos de los supervivientes), eran 1200. No me jodas.

Y aunque no tiene que ver con sefarditas, he conocido que existe una Región Autónoma Judía en Rusia, creada en tiempo de la URSS y en el quinto cojón(frontera con China, cerca de Vladivostok, punto final del transiberiano) y donde el yiddish es idioma oficial... pero sólo hay un 1,22% de judíos en la población (!?). Este documental "En busca de la felicidad", cuenta la historia de un matrimonio judío que fue a esa región con la ilusión de por fin, tener un territorio judío.

4 comentarios:

El Abuelo dijo...

Me cago en los errores que te dicen que no se ha podido publicar el comentario, para que lo vuelvas a hacer, y te encuentres con el comment duplicado.

Xmariachi dijo...

Jaja, pues sí. Además también tienen sus tradiciones arraigadas: preguntar antes de mirar en Google.

Arreglado lo del comentario.

fettuchini dijo...

Emociona tanto ver un ejemplo tan directo de como alta y baja cultura se dan la mano...

Xmariachi dijo...

Pues sí, cierto... qué gran capítulo aquél del doctor Repronto.