lunes, agosto 09, 2010

Relato: Sacrificio Dudoso

- No sé, a veces me pregunto qué pasaría si no lo hiciéramos.
- ¿Si no hiciéramos el qué? No te entiendo.
- Pues... esto. Sí, está claro; era un enemigo y hay que acabar con él. Me refiero a qué pasaría si no lo sacrificáramos.
- ¿Qué? ¡Tú mismo lo apresaste! ¿Qué pasa, es que conoces a este bastardo?
- ¡No! Quiero decir, a veces me parece que en realidad, da igual. El sol sale igualmente cada mañana, y no veo que eso cambie si un día sacrificamos uno o cuatro, ¿entiendes? Y ya sabes que a mí sacrificando no me gana nadie, pero...
- ¡Baja la voz! No sé cómo puedes pensar eso. Como te oiga alguien... y esperemos que Él no te haya oído. Y... además ya sabes que no es verdad. A veces se enfada con nosotros, eso está claro. Tú lo has visto.
- Ya... no sé.
- Y antes de ayer no salió hasta mediodía, ¿no? Y luego lloraba, está claro que estaba disgustado... anda, no compliques las cosas...
- ¡Precisamente! La noche anterior habíamos sacrificado a catorce, ¿cómo se explica?
- ¡No levantes su ira! Oye, no me gusta nada eso que dices.
- No sé... es simplemente algo que... me da que pensar.
- ¿Y serías capaz de no sacrificar a un enemigo para probarlo? ¿Es que te crees un dios como Él? ¿Es que quieres traer la desgracia a esta familia? ¿Cómo puedes arriesgar a toda tu familia, es que tan poco nos quieres? Ay...
- ¡No, no! Os quiero, a ti y a los niños, y a Machtli que ya está con Él.
- Menos mal que te acuerdas de mi hermano. Que él interceda por nosotros desde allí.
- Yo os protegeré siempre, siempre. Sólo es que pienso, ¿por qué los matamos? ¿En realidad le importa a Él lo que nos pase a nosotros? Comparados con Él, somos tan insignificantes...
- No dices más que tonterías. Ya puedes sacarte esas cosas de la cabeza. A ver si va a tener razón mi madre y me voy a arrepentir de haberme casado contigo. Más me valdría buscarme otro marido.

1 comentario:

fettuchini dijo...

1º: No es tu estilo.
2º: Es bueno.
3º: 1º y 2º no guardan una relación causal