viernes, noviembre 05, 2010

Madurez, pavo

La curva se mantiene,
la sorpresa ya no es tal,
vive el pico y el papriko
en escalón digital.

El género se apresura
a morir muerto de miedo
y en lamentos arrogantes
se les va todo el dinero.

Y la agonía se extiende
por burbujas de fusión
la pureza no es belleza
sino escamas de ratón.

Pero siempre están los gilis
con los que viviste un día
para que te den un palo
y a manos de unos facsímil
te empapes de acera fría
podridos en el asfalto.


Ya no estás enfurruñado
ni anhelas la corrosión,
te enfadas con los que entienden
palabra como oración.





No hay comentarios: