sábado, diciembre 11, 2010

Conspiranoia: Ron Paul detras de Wikileaks

Ante todo, hay que felicitarse por escuchar a una voz disidente con el vergonzoso ejemplo de los Estados Unidos en todo el caso Assange y Wikileaks. "Mentir no es patriótico", dice Ron Paul, miembro republicano de la House of Representatives:



Aunque todavía no es un paso firme, está bien escuchar voces que expresen lo obvio, el disparo al mensajero; que de una manera u otra, respondan a aquellas que proponen que Assange debería ser encerrado e incluso ejecutado, por traición a los Estados Unidos(¿siendo australiano?) o robo de documentos secretos (que él no ha robado).
Todo este tema está dejando al trasluz la manera de funcionar de la diplomacia norteamericana especialmente, y del resto del mundo donde operan, que es su práctica totalidad. Pero, ¿quién pierde y quién gana con todo esto? En una primera lectura, parece que gana la gente: hay más verdad a la luz, y que pierden los que mienten, los hipócritas que dicen una cosa y hacen otra por detrás - algo de lo que el ciudadano es totalmente ajeno: no sabemos cuánto hay de verdad en lo que políticos, diplomáticos, etc. e incluso periodistas nos dicen.
Pero es demasiado claro. Demasiado mal hecho: se le re-imputa un caso deprisa y corriendo cuando se había ya desestimado por falta de pruebas justo después de publicar las filtraciones de Afganistán. Europol lo coloca en la lista de delincuentes más buscados, bajo cargos de supuesta violación. En esa tesitura, la policía británica conoce su paradero pero negocia tranquilamente su detención. Presión, que toma efecto, sobre las empresas no sólo estadounidenses para acabar con la financiación de la organzación bajo ninguna ley en particular. Todo esto aparece en primera plana, en unos días, enfrente de todo el mundo. Sospechoso.


Para crear una teoría conspiranoica, sólo es necesario añadir un nivel de control, un nivel de complot por encima del complot descubierto. Y como es gratis, allá va una.

Fuentes anónimas crean filtraciones. Filtraciones tan importantes que pueden cambiar la manera en que se juega al juego éste del poder mundial. Se suceden los hechos vergonzosos incluso para USA, vemos a grandes empresas, cuasi-monopolios con supuesta independencia, doblarse ante los deseos estadounidenses y cortando el acceso a la financiación del cabeza de turco, el Osama Bin Laden en el que centrar los odios: Julian Assange. Pero hay unas diferencias claras: el proceso de persecución ha sido rápido y concreto (no lento e infinito, como interesaba que fuera en el caso de Bin laden), y era sabido que en una organización anónima y que finciona por voluntarios, no se estaba atacando al cabecilla, sino a su cabeza visible. Operación para mostrar poder ante el americano que cree que América justifica los medios.
Ron Paul se presentó a las elecciones primarias del partido republicano el año pasado, precisamente por el apoyo popular que recibió. Se le consideroó, precisamente, el candidato de internet. Ahora aparece como voz de la verdad, se erige en portavoz de una, mejor entendida, versión de american freedom, que entusiasmará e ilusionará a aquellos que creemos en las libertad de prensa, que tanto ha cosatado conseguir.

Ron Paul aparecería como un salvado. Diferente de Obama, por demócrata y por ser el responsable de los atropellos ocasionados por el caso wilikeaks; de republicanos tipo Bush, por ser parte del problema, con calamidades que se alargan hasta nuestros días y subrayadas por las filtraciones, siendo él el único candidato republicano a la presidencia del 2008 que votó en contra de la Resolución de la Guerra de Irak en el 2002 y en contra del USA PATRIOT Act. Un perfecto nuevo valor en el que creer. Blanco y viejo, como debe ser.

Ron Paul es un firme creyente, aparte de en la religión episcopaliana, en sus convicciones políticas, que viene defendiendo invariablemente desde siempre. Económicamente relacionados con la escuela austríaca de economía y la libertad del individuo. Y estos principios son:
 - No intervencionismo.
 - Libre comercio.
 - Bajar impuestos. Desde el 76, año en el que entró como Congresista, nunca ha votado por una subida de impuestos. Abolición de Agencia Tributaria (IRS). Pro privatización total del sector sanitario.

¿Será Ron Paul el nuevo candidato que nos pongan para gobernar en las próximas elecciones federales? Tiene factores que encajan muy bien con el status quo que controla económicamente (y por lo que hemos visto, políticamente, judicialmente...) el mundo. Pero, ¿por qué minar un sistema que aparentemente funciona como el que viene llevando a cabo el gobierno de los EEUU durante los últimos decenios? ¿Por qué tirar piedras contra tu propio tejado?

Encajaría su amor por el libre comercio, la reducción del estado y su no intervencionismo (en temas de guerra) con un modelo de apertura hacia una gobernanza global donde, de manera explícita ya, el mundo se convertiría en un libre mercado globalizado con similares leyes, políticas, etc.
Quizá rechina, a priori, su idea pro-neutralidad en la red, ya que Paul aboga por la libertad individual, por lo visto con todas las consecuencias. Para más info, unas lecciones en su think tank, Campaign for Liberty.
De una parte, tendría apoyo popular demócrata en tanto que amante de la libertad y no intervencionista; por otra parte, es republicano en lo económico. Perfecto para una etapa de establecimiento de nuevas medidas económicas globales.

Evidentemente, no estoy hablando de que él sea el cerebro de la operación, ni nada de eso. Estoy hablando de los que cortan el bacalao. Paul sería el títere elegido para manejar la barca, e imponer esa tendencia. Como bien se sabe, para que el juego continúe tienen que poder jugar todos. El buen parásito, el buen abusón, el buen virus, todos hacen que aquél de quien obtienen su beneficio, tengan asimismo una vida y energía lo más larga posible para poder seguir succionando.

Como conspiranoia, tiene su aquél. La conspiranoia más evidente, sin embargo, vendría a decir que las filtraciones son un inside job o trabajo interno para tener razones para eliminar la net neutrality y tener razones para imponer un control más estricto, teoría en la línea de las Maine, Pearl Harbour, 11-S, etc. (ver Zeitgeist ), autolesión con victimismo que produce restricción de derechos, garantías de control y aprobación de medidas impopulares. Conseguir identificar esta manera de actuar, hipócrita, mentirosa y manipuladora, como la más eficiente, socialmente aceptada y asimismo esperada. Sería la teoría conspiranoica clara, pero puestos a conspiranoiarse, me quedo con la mía. Es más original, más retorcida, y más mía.


Actualización: 
Ejercicio para el lector: identificar causas y razones por las cuales esta conspiranoia hace aguas. Yo tengo las mías, y son bastantes.

No hay comentarios: