martes, mayo 14, 2013

Cervezas a 1 euro

Cervezas a 1 euro. Botellín a 1 euro. Caña a 0,80. La propaganda que más se ve en los bares de barrios de clase media/baja. No se vivía algo parecido en España desde la implantación de los "Todo a 100" en aquella sociedad empesetada que empezaba a saber lo que era la globalización.

Oigo en la sección de economía de Radio 5 Todo Noticias, a un experto en inflación que dice que "la bajada de los precios nos ha cogido por sorpresa, especialmente en el sector servicios". Debe de ser porque los señores que hacen las previsiones se mueven en servicios de lujo, cuyos clientes no tienen que apretarse el cinturón.

Si vivieran en la España de la calle, se habrían dado cuenta de que la ley de la oferta y la demanda está empezando a actuar: la demanda baja, por lo tanto hay que bajar los precios para conseguir que se siga consumiendo. Es de cajón. Y nadie maneja con mayor garbo estas fluctuaciones del mercado que la miríada de propietarios de negocios chinos, que son los primeros en tirar los precios cuando se necesita. Posiblemente, tampoco de esto deben ser conscientes los economistas que sólo pisan la calle para llegar a la puerta de su Audi A8 abierta por su chófer.

Ahora, a posteriori, con la boca abierta de la sorpresa, los doctorados en economía empiezan a pensar que debe de ser porque las familias no tienen para gastar, entre el paro, reducción de salarios y subidas de impuestos, y las que tienen algo intentan ahorrar porque piensan que lo que viene será peor. Eso debe de ser.

Pero quién podría preverlo.